Ruta a Las Solanillas 14,2 Km.
El agradable recorrido de Las Solanillas se compone de dos partes bien diferenciadas. La primera es un ascenso entre dehesas en el que es fácil sorprender algún que otro animal, sobre todo aves, si vamos atentos y en la que visitaremos dos preciosos pueblos abandonados que conservan muchos de los elementos de la arquitectura tradicional de la comarca. La vuelta es una cómoda pista con buena panorámica del valle y un entretenido descenso final.

Descripción
Salimos de la plaza donde se encuentran tanto la iglesia como el ayuntamiento (WP 1) cruzando la carretera para enfilar la calle Pilón. Al acabarse el pueblo seguimos en la misma dirección por una pista ascendente hacia otro grupo de casas. Tras una buena cuesta, a poco más de medio kilómetro dejamos a la izquierda un embarcadero y seguimos subiendo. Ya se divisa al fondo Las Solanas. Avanzamos por una impecable pista en buen estado y ancha.

El primer cruce aparecerá en el km 2 (WP 2), lugar en el que rechazaremos la opción de la izquierda en ascenso para proseguir llaneando ligeramente a la derecha.
Tras un corto descenso, en el km 2’3 la pista gira a la derecha y sigue bajando un poco más, no nos desviamos por una empedrada pista en el lado izquierdo. De nuevo subimos entre encinas en medio de un bonito paisaje adehesado.

En el km 3’3, en una zona llana, abandonaremos temporalmente nuestra pista para desviarnos por un empinado camino en cuesta en el lado izquierdo para acceder en unos 200 metros al pueblo de Las Solanas que podíamos divisar pocos metros antes. Es un curioso núcleo abandonado en el que se han arreglado algunas viviendas, en un paraje muy tranquilo y con unas vistas deliciosas. Se encuentra en una soleada ladera (de ahí su nombre) entre dehesas de encinas y prados. Llevaremos 3’5 km (WP 3) en el pueblo, que es un precioso lugar para descansar. Podemos ver en esta zona gran cantidad de aves y si tenemos suerte hasta algún zorro o jabalí.

Volvemos de nuevo a la pista que abandonamos, tomándola ahora a la izquierda cuando llevamos 3’7 km. Unos 500 m más adelante veremos una puerta de metal. Sin pasarla, bordeamos la valla (que dejamos a la derecha) hasta ver un estrecho camino que desciende entre abundante vegetación en el km 4’4 (WP 4). Seguimos de frente por el “túnel natural” únicamente 300 m para tomar un desvío a la izquierda, un camino entre paredes de piedra, que nos hará aparecer en el pueblo de Las Solanillas en el km 4’9 (WP 5). La “hermana pequeña” de Las Solanas es otro pueblo abandonado situado también en la ladera sur pero más resguardado, por lo que algunas atrevidas higueras tienen el valor de poblar un par de calles.
Salimos del pueblo por un llano camino al que podemos acceder en la parte inferior y hacia la izquierda. Nos despedirá un gran chopo en el km 5’1. Llaneamos entre arena y pequeñas piedras hasta llegar a unos pilones junto al pueblo del Nogal en el km 5’6. Sin llegar a bajar al pueblo, seguimos llaneando por una pista que puede tener tramos de barro. No nos desviaremos por los caminos que a nuestra derecha descienden, ni por los que por el otro lado dan acceso a prados, en los cuales podemos ver ameales. También es un buen lugar para ver la otra ladera del valle del Caballeruelo, a la que nos dirigimos. Estaremos en la carretera en el km 7’2 (WP 6), lugar desde el que nos queda de frente Santiago del Collado, nuestro próximo destino.

Tomando la carretera hacia la derecha en 500 m llegaremos a la N-110 junto a unas casas. La cruzamos para llegar a Santiago del Collado en el km 8’1, seguimos por el barrio de El Collado y en el km 8’6 (WP 7) cuando la carretera gira a la izquierda, nosotros la abandonamos para enfilar una gran pista llana con gravilla que nos queda de frente. Disfrutaremos entonces de un tramo en muy buen estado, con pocas cuestas y con vistas precisamente a la zona que hemos recorrido anteriormente.

Tras casi tres kilómetros, en el km 11’7 apareceremos en una pequeña carretera, justo en la curva. Bajaremos hacia la derecha unos 400 metros para abandonarla en un cruce junto a un gran nogal, cuando se cumple el km 12’1 (WP 8), siguiendo una senda en franco descenso entre piedras y arena. A los 500 m la senda se convierte en un ancho cordel y se orienta hacia La Aldehuela. Nos espera una brusca bajada en un terreno arenoso en el que procuraremos tener precaución por lo suelto del terreno.

Llegamos a un arroyo en el km, 13’2 (WP 9), el cual cruzamos por un puentecillo de piedra y giramos a la izquierda para ir junto a su cauce en sentido contrario a la corriente. Varias veces nos tocará atravesarlo de uno a otro lado. Dependiendo de la época tendrá más o menos agua. En el km 13’9 subiremos al puente del pueblo desde el cual partimos. Con sólo girar a la derecha y tomar la calle Angosta regresaremos a la plaza del ayuntamiento, tras haber recorrido 14’2 kms.

Ayuntamiento de La Aldehuela - Ávila - © 2017